Cirujanos Plásticos en Bogotá

Cirugía de Reducción de senos

Mejore su calidad de vida, tenga un cuerpo más armonioso. Elimine los dolores de espalda, talladuras en los hombros con esta cirugía correctiva.

cirugia-de-reduccion-de-senos en Bogotá

La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas, mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes. Además puede reducir el tamaño de la areola cuando es necesario.

Las mujeres con mamas grandes pueden presentar algunos problemas debidos a este exceso de peso, como el dolor de espalda y de cuello e irritaciones de la piel debajo de la mama. La finalidad de la mamoplastia de reducción es proporcionar a la mujer unos senos más pequeños y con una forma más armoniosa y proporcionada al resto de su cuerpo.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una reducción de mamas?

La reducción de mamas se realiza generalmente para aliviar un problema físico que puede ocasionar finalmente problemas psicológicos también. Muchas mujeres que se someten a esta intervención están preocupadas por el excesivo volumen de su pecho que interfiere con muchas actividades y causa molestias. En la mayoría de los casos se espera hasta que el pecho se haya desarrollado completamente, aunque puede realizarse antes si los problemas físicos y/o psicológicos son muy importantes.

Planificando la cirugía

Durante la primera consulta, el cirujano plástico evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Se realizará además una exploración de mamas y en algunos casos se solicitará un estudio mamográfico. Se le explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán las mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para usted.

Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que el cirujano plástico sea también franco y le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas.

No olvide contar si es fumadora o toma alguna medicación o vitamina, el número de embarazos previos y si piensa volver a quedar embarazada y lactar. No dude en preguntar cualquier cuestión que se plantee, especialmente aquellas relacionadas con sus expectativas sobre los resultados.

El procedimiento

Una reducción mamaria dura entre 2 y 4 horas. Existen diversas técnicas, y esta se define por el cirujano dependiendo del tamaño de las mamas y la cantidad de tejido que se desea extirpar. Generalmente las incisiones tienen forma de T invertida: colocándose alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y en una línea horizontal en el surco que hay debajo del la mama. A través de estas incisiones se extirpa el exceso de piel, grasa y tejido mamario y se recoloca la areola y el pezón en su nueva posición; en algunos casos se puede asociar liposucción. En la mayoría de los casos la areola se mantiene unida a sus vasos sanguíneos y a sus nervios, manteniendo la sensación normal o casi normal. Tras la cirugía se colocan unos tubos de drenaje y apósitos que cubren las heridas quirúrgicas.

La cirugía y la anestesia

La cirugía de reducción mamaria se realiza en salas de cirugía, dentro de una clínica u hospital, puede ser ambulatoria.

La cirugía se realiza bajo anestesia general, permaneciendo el paciente dormido durante la operación.

Preparándose para una mamoplastia de reducción

Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos, vitaminas y suplementos de hierro.

Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan acompañarlo un par de días.

Si padece un resfriado o una infección de cualquier tipo, sobre todo si es de piel, la cirugía puede posponerse

El posoperatorio

Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero podrá hacer vida casi normal a las 48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita por su cirujano plástico, aunque las mamas pueden doler levemente un par de semanas; Los apósitos que cubren las heridas quirúrgicas serán retirados en unos días por su cirujano plástico y se usa permanente un brasier especial, que deberá llevar de la manera que le indique su cirujano.

Tras la reducción puede ser normal tener una disminución de sensación en los pezones; esta situación es generalmente temporal. No requiere el retiro de puntos, por lo general se usan suturas reabsorbibles; la inflamación no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas.

Tras una reducción mamaria podrá volver al trabajo en 2 semanas, aunque en pocos días podrá hacer vida casi normal. Debe limitar las actividades físicas fuertes durante unas semanas, hasta que se recupere de la operación.

A futuro.

Tener las mamas de un tamaño proporcionado a su cuerpo, permite la comodidad de realizar las actividades cotidianas cómodamente y aliviar el peso de unas mamas muy grandes. El tamaño permanecerá estable, excepto si el procedimiento se realizo a una edad muy temprana. Las mamas con el tiempo pueden caerse, condición que se denomina ptosis mamaria.

¿Existen riesgos?

La cirugía de reducción de las mamas es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico calificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados. Entre ellos podemos nombrar la formación de hematomas, seromas, la dehiscencia de heridas o la infección.

La reducción mamaria deja cicatrices permanentes y visibles, aunque disimulables bajo el brasier o el bikini. Los problemas de cicatrización son más frecuentes en fumadores. Y es importante seguir las indicaciones de su cirujano plástico para que el resultado definitivo sea adecuado. Algunos pacientes pueden experimentar una disminución parcial, y en ocasiones, total de la sensibilidad del pezón.

Los resultados

Es importante recordar que tras una reducción mamaria las cicatrices son importantes y permanentes, aunque su cirujano plástico hará lo posible por que se noten mínimamente con el tiempo, las cicatrices mejoran y se disimulan mucho.

Tras una reducción mamaria pasarán unos meses hasta que sus mamas adquieran el aspecto definitivo; aún así, las mamas cambiarán ante los estímulos hormonales normales, el embarazo o los cambios de peso. Puede necesitar algo de tiempo hasta acostumbrarse a su nueva imagen corporal. Si sus expectativas son realistas usted estará muy satisfecha con el resultado de la reducción de mamas.

La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada individualmente por su cirujano plástico. En caso de duda, su cirujano plástico le proporcionará las aclaraciones oportunas. Si usted está pensando en someterse a una intervención de Cirugía Plástica o Estética, acuda a un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.