Los procedimientos no quirúrgicos podrían ser una muy buena alternativa,  entre ellos tenemos el “Botox” y el Ácido Hialurónico,  se tiende a confundir su uso por lo que antes de tomar una decisión debes asesorarte por un Cirujano Plástico Calificado, para evitar dolores de cabeza.

Muchas veces tendemos a confiarnos porque se trata de procedimientos mínimamente invasivos pero no deberíamos hacerlo puesto que deben realizarlos Cirujanos Plásticos (especialización que requiere 4 o más años de estudio después de tener el grado de médico) o en ocasiones Dermatólogos, no deben ser practicados por esteticistas.

El “Botox” o Toxina Botulínica se aplica a pacientes que tienen líneas de expresión marcadas por su mímica facial o gestos realizados con frecuencia,  se aplica en frente, entrecejo y patas de gallina;  es diferente al Ácido Hialurónico que se aplica como relleno facial en las arrugas de la sonrisa y para aumentar volumen de los labios y recuperar el volumen  o el  contorno del rostro (mejillas, mentón o mandíbula).

El “Botox” dura de 4 a 6 meses,  y el Ácido Hialurónico en 9 meses a 1 año,  las complicaciones que se pueden presentar al aplicarlos son mínimas como dolor de cabeza  y pequeños hematomas que desaparecen en horas.

En estos últimos años en los que buscamos resultados más naturales, estos procedimientos adquieren mucha importancia,  sin embargo deben ser realizados por manos expertas y debes tener muy claras tus expectativas, para quedar satisfecha con los resultados.

Dra. Angela Chamorro
www.angelachamorro.com